Relojes Mecánicos, Una Buena Elección

 

Los relojes mecánicos son uno de los artefactos más llamativos para los entusiastas del mundo de los relojes especiales, sobre todo por su funcionamiento y por los mecanismos que utilizan para realizar el movimiento. Como su nombre indica, utiliza procesos mecánicos para medir el paso del tiempo, a diferencia de los modernos realizados con cuarzo y que hacen uso de la tecnología electrónica para cumplir la misma función. Ahora bien, ¿por qué deberíamos elegir los relojes mecánicos? Veamos a continuación.

¿Cuales son las ventajas de los relojes mecánicos?

Una de las ventajas más obvias en relación a los relojes mecánicos tiene que ver con lo poco comunes que son hoy en día, de ahí su poder de distinción. Los relojes electrónicos se han vuelto moneda corriente en la actualidad, lo que les ha terminado, en muchos casos, por quitar prestigio.

Por otro lado, no debemos olvidar que los relojes mecánicos funcionan a cuerda, lo que hace que no tengan que utilizar baterías, otra gran ventaja para algunos de nosotros. Tras haberlo tenido guardado un largo período de tiempo, el reloj mecánico siempre que le demos cuerda funcionará, y nunca dejará de hacerlo por falta de energía. No tendremos que gastar dinero en baterías nuevas, y por lo tanto también contribuiremos a la preservación del medio ambiente.

El reloj mecánico de cuerda automática

Entre los relojes mecánicos existe un tipo que funciona con cuerda automática, el reloj mecánico de cuerda automática. A éste reloj no tendremos que darle cuerda regularmente, sino que irá cargando su energía con el mismo movimiento natural del brazo.

En el caso de que un reloj mecánico de cuerda automática no sea llevado durante cierto tiempo, su llamada “reserva de marcha” (la energía mecánica que necesita éste tipo de reloj se almacena en un muelle. Cuantos más muelles y más largos sean, mayor será la reserva de marcha. Algunos relojes pueden estar incluso semanas funcionando sin necesidad de que vuelvan a ser cargados) – normalmente entre 36 horas y 32 días (Hublot ha llegado a 50 días, caso excepcional) depende de marcas y modelos –  se agota, y el reloj se para.

Podremos darle cuerda para que, de momento, vuelva a funcionar hasta que vuelva a acumular su reserva de marcha.

Relojes mecánicos

¿Qué más podemos pedir de este artefacto?

Por último, no podemos dejar de mencionar la apariencia y el diseño que poseen los relojes mecánicos. En muchos modelos podemos ver través del cristal los pequeños mecanismos que funcionan en su interior, siendo un espectáculo digno de observación.

¿Te ha resultado útil ésta información?, si crees que sí, compártela por tu canal favorito en los enlaces de abajo (Facebook, Google +, Twiter,…)